Hace mucho que voy posponiendo esta entrada, hace mucho que tengo pendiente escribir quien soy y por qué estoy donde estoy. Escribir para que me conozcas mejor y sepas quien esta detrás de Mares del Sur. Pero siento que es algo que iré haciendo poco a poco, en varias entradas ,así que hoy solo decido empezar.
Me llamo Mar y desde hace muchos, muchos, muchos años, soy Mar de los Mares del Sur. Ahora lo soy en sentido mucho más concreto, mucho más aromático. He sido un Mar en muchas variantes a lo largo de mi vida y sobre todo a lo largo de esos últimos …20 años. Mar de lágrimas, mar azul, mar de cemento, mal de virutas, mar anaranjado, mal oculto, mar de espuma, mar de sombras, mar de olas, mar de emociones, mar de enfados, incluso he llegado a ser un mar bajo el mar. A veces llegué a sentirme un mar sin mar, y otras veces fui un mar rosa. En cada momento he ido navegando hacia llegar a donde estoy hoy.
Cierro los ojos e imagino un lienzo. Una mano de una niña pequeña con un pincel me dibuja. Pinta un Mar, una mar con olas, más suaves cerca de la orilla y más fuertes algo más atrás.
Llena el mar de animales, si, ella sabe que respeto profundamente la vida animal. Dibuja desde un escarabajo hasta un rinoceronte. Les da color, colores que no tienen que ver a su color en la realidad.
Luego dibuja un niño de dos años dentro de un lindo corazón, y muy cerca dibuja a su papá, al que él llama babi, todo mi ser  late al verlos.. Están rodeados de árboles, arboles verdes y frondosos, si, parece que sabe dibujar bien un trocito de la Suiza donde vivimos y donde construimos aquello que antes era solo un sueño.
La niña que dibuja, sustituye le pincel por tizas de colores y garabatea, no sé bien que hace, pero me recuerda a algún momento de confusión y de decisión, sí, eso es, sobre el garabato da forma a unas gotas, gotas pequeñitas, no es agua, son más densas…me acerco y puedo olerlas, son aceites esenciales, si… mi corazón vibra al sentirlo. Me conoce bien.
Pinta una espiral desde donde va cambiando muchas creencias y va dejando paso a una línea fina, pero firme, y me invita a caminar sobre ella, a seguir mis ideales y a avanzar hacia lo que deseo.
El mar está totalmente lleno de trozos de mí. Deja algún espacio en blanco para recordarme que debo vivir el momento tal y como es, sin juzgarlo, sin describirlo. También ha pintado en una esquina un avión, y ha dejado tres maletas cerca, si, nuestras familias viven en países diferentes así que eso también forma parte de mí, le da mucho sentido a su dibujo. Arriba del todo, ha dibujado una nube y sobre ella, hay un elefante que sonríe.
Abro los ojos.
Soy Mar de los Mares del Sur. Sonadora, creadora, mama, mujer, esposa hija, hermana, tía, prima, sobrina, amiga. En estos momentos; emprendedora, llena de aceites esenciales, que llegaron a mi vida para guiarme y completarme, para dejar que esas amapolas rojas de las que tanto he hablado, vayan cubriendo las olas, y vayan poniendo color.
Un mar con mucho que aprender, mucho que descubrir y mucho que cambiar, pero también mucho que consolidar mucho que abrazar, mucho que besar y mucho que agradecer.
Crezco, menguo y vuelvo a crecer. Mar nómada, mar dinámica, mar de asombro. Mar mamádeun niñoqueledasentidoatodomimundo. ♪♪♪
Mar de los Mares del Sur.
Continuará ….

IMG_9631

Anuncios

Algunos días …

Algunos días te levantas con una extraña sensación. Algo te mueve muy deprisa, preparas el desayuno con mucha energía y luego lo tomas con rapidez por que sientes que un gran día está esperándote. Algunos días sientes que estas en el camino correcto, que estas en plena mutación, cambiando de piel y renovando también sueños.
Nada es como era, no todo lo antiguo te vale, necesitas decir a dios a muchas cosas, también a personas, lo haces con amor y agradecimiento y sonríes. Sabes que todo no está bien, sabes que hay mucho que dejar atrás, mucho que aun duele, pero, aun así, sonríes y sientes como avanzas.
Algunos días tienen tu propia tonalidad, nadie más que tu percibe sus colores, nadie más que tu sabe cuento encierra.
Duele, y acaricia, amarga y endulza, todo tiene cabida cuando estas en un proceso interno de maduración y claridad.
Son esos días que aparecen de repente, haciendo sentir que todo encaje, que todo tenga su significado y todo te devuelva a tu lugar.
Algunos días no son fáciles, pero son tan valiosos que valoras y bendices todo lo que estas sintiendo.
Algunos días puedes saber el verdadero olor de tu mar.

 

IMG_5991

Creando en Suiza

En Suiza nació mi hijo, en Suiza renací yo y en Suiza nace Mares del Sur.
Es por ello por lo que siento que este país tiene aún mucho que darnos, mucho que aportar y mucho que hacernos descubrir.
Aquí el paisaje parece de película, cada estación es un verdadero regalo, de luz, color y olor. Cada estación ofrece un estallido de emociones que se van camuflando con ese clima tan variado que nos ofrece.
A mí me gusta vivir aquí, no tenemos fecha de regreso, no es algo que pensemos ni que nos importe. Cuando se está bien se está bien, cuando no se está, se hace lo posible por cambiar.
Y ahora en Suiza estamos bien. Y crecemos, y soñamos.
Es un lugar que me invita a atar cabos, a entender significados de hechos que me han ido ocurriendo a lo largo de la vida, y que me sitúan donde estoy. Todo ocurre para algo y cuando empiezas a entenderlo empiezas a brillar. Empiezas a fluir y dejas que la vida te vaya dando. Cuando voy atando esos cabos voy sintiendo olores y colores de mi verdadero yo. Comienzo a sentir que solo lo que haces con el corazón , es lo que te puede dar autenticidad.
Crear Mares del Sur me acerca a mis profundidades, me llena de olas suaves y espumosas, y de estrellas mi sombra. Avanzo buceando y no necesito salir a respirar. Cada aroma impregna mi alma y da significado a mis anhelos.
En Suiza voy comprendiendo tanto , voy olvidando tanto y voy recordando tantísimo, que las palabras puede desordenarse y seguir teniendo significado.
Deseo llegar a ti, mejorando tus días y regalándote mucha esencia y armonía.

 
@esenciayarmonia Mares del Sur

Logo Mares del Sur (1)

 

 

Mares del Sur

Cuando nació mi hijo nació, una nueva Mar. Toda mi vida se redibujó. Conocí a la personita más importante de mi vida y tuve que conocer a la nueva persona en la que me convertía.
En estos 26 meses mi cabeza no ha parado. Me he sentido un mar de emociones revueltas, un mar de pensamientos confusos, un mar en reinvención. No ha sido fácil seguir la estela que iba trazando, no ha sido fácil situarme en mi nuevo yo. Y un día, de pronto, tras mucho trabajo personal y muchas idas y venidas, lo tienes todo claro.
Sabes que quieres para tu familia y sabes que es lo que no quieres. Entonces aparece la inquietud, los días negros y los días azules. La claridad y los bloqueos. Los miedos y las inseguridades, olas de fuerza y olas de objetivos. Hacia delante y hacia detrás. Y llego a la orilla cargada de ilusión, de proyectos y de ideas claras, muy claras.
Y quiero estar cerca de mi hijo, y no quiero pasar los días esperando el fin de semana, mirando el calendario intentando acercar las vacaciones. Sobre todo, lo que quiero es sentirme plena, acariciar mi ser y no dejar de hacerlo nunca más. Hacer aquello que consiga hacer vibrar mi alma, despertar cada día nuevas inquietudes. Si, tener claridad y armonía para poder transmitírselo a mi familia. Esto y tanto más….
Entonces comprendí todo. Mi intuición se despertó y la seguí. Y todo se puso en mi camino.
Y así, cargada de espuma blanca y suave, nace Mares del Sur. Un proyecto con esencia y armonía que estoy deseando presentarte.

 

IMG_0138

Reinventarse cuesta, no es fácil, lleva su tiempo. Pero es necesario. Muy necesario. Cuando te conviertes en mamá naces de nuevo, toda tu vida es de diferente color y tu perspectiva también es otra. Nada huele igual, incluso la lluvia que cae sobre tu rostro ,te parece desconocida.
Los zapatos que calzas pueden no variar, pero el camino que deseas transitar es totalmente nuevo.
Entonces, escuchas en lo más profundo de tu ser, y sientes hacia dónde dirigirte. Avanzas y retrocedes, te asustas, te envalentonas, te vueles a asustar, pero sin darte cuenta ,has recorrido muchos kilómetros. Ya estas mucho más cerca.
Tus días son como tejer una bufanda para sentir calor en inverno. Aparecen personas en tu camino que te regalan, sin saberlo, ovillos brillantes y coloridos… Entre puntos y agujas, tejes y tejes, sabes que hasta que no esté acabado, no podrás ver verdaderamente el resultado.
Yo estoy cerca, me faltan un par de vueltas, unas cuantas lanas nuevas de colores y un respiro profundo.
Reinventarse cuesta, pero te hace fuerte y vital y te convierte en un mar de caracolas bajo un cielo añil….

flor

 

Por ti.

Hoy vuelvo a asomarme por aquí mientras, tras días de nieve y mas nieve, luce un espléndido sol.
El sol, cuando el paisaje está todo blanco, hace que al mirar por la ventana recuerde que todo cambia, que nada es permanente y que los ciclos nos acompañan como parte de la vida.
Este invierno está siendo suave, pero el frio me ha acompañado cada día. Ese frio interno que provoca la perdida y que por muchas hogueras que encendiera no conseguían templarme. Sin embargo, hoy, en mi interior, todo se va encajando y la tristeza y el vacío que acompañan mi duelo, se acomodan para regalarme recuerdos dulces y felices. Comprendo que todas las emociones tienen cabida en un mismo día y que todas me aportan . Comienzo a ser mas amable conmigo misma y a regalarme mas pensamientos positivos.
Después de una temporada de recogimiento, voy saliendo al mundo y reconociendo en cada cosa que veo, cuánto hay de él. Mis pasos siguen una huella que aun con el suelo cubierto de nieve, puedo seguir. Mi vida esta llena de ti, papá, y eso me da la fuerza necesaria para levantarme y convertirme en alguien en quien estuvieras orgulloso, pero sobretodo, sobretodo ,en alguien feliz.
Mi felicidad es mi mayor homenaje hacia ti. Si, por que, aunque  siempre sigan apareciendo olas de lagrimas sobre mi mar, también llevan una carga tremenda de felicidad.
Por ti, papá.

img_3458 (2)

Te echo de menos…

LA vida te va enseñando, si, de eso no hay duda. Aprendes cada día y sin embargo pocas veces somos conscientes del aprendizaje. Otras, en cambio, lo aprendido se encarga de que sepas bien el concepto, o incluso, el sentimiento. Y mas aun, el dolor del significado. Echar de menos. Cuantas veces antes pronuncié esas palabras. Te echo de menos. Pues en si no son más que cuatro palabras, que más o menos tenían un significado para mí. En cambio, hace poco la vida me enseñó el significado más doloroso y la eternidad, de esa expresión.

TE echo de menos, papá, te echo de menos con cada célula de mi cuerpo, y desde lo mas profundo de mi alma ,entiendo como nunca el significado total de esa frase. Nunca antes experimenté el dolor de unas letras. Nunca. Hoy es tan profundo lo que esas palabras me hacen sentir, que apenas logro escribir. Es tan profundo lo que esas palabras conllevan, que mi corazón se convierte en   un mar de lágrimas. Un mar abierto, sin fin, olas tremendas, saladas, muy saladas. Un mar bravo, un mar de latidos acompasados, un mar de deseos, deseos de retroceder en el tiempo….un tiempo que me devuelva la ignorancia de saber lo  que estoy sintiendo.

TE echo de menos papá. Te echo de menos.

IMG_9321