El asombro.

Hace unos días nos sorprendió la nieve en Suiza, este año parecía que iba a tardar. Todo estaba blanco. Como cada vez que nieva, miraba por la ventana pero ese día, alguien ponía unas manitas pequeñas sobre el cristal mientras apoyaba su frente y miraba con asombro. Su sonrisa, sus ojos abiertos y su mirada una y otra vez hacia mis ojos y de nuevo hacia el paisaje ,me recordaron lo valioso de la vida.
No había nada mas, no importaba nada. Nevaba, caían copos y todo lo demás permanecía inmóvil. El tiempo se resumía en ese instante donde el asombro de un niño lo llenaba todo. Ni mi cuerpo sentía, solo una visión , una emoción y un contacto me describían . Entonces me di cuenta de que tenía en mis brazos a un pequeño maestro, alguien que desde tan pequeño me enseñaba tanto. Alguien que me recordaba que no debía nunca perder la capacidad de asombro , alguien que me recordaba que debía acompañarle en su desarrollo haciendo que él tampoco lo pierda.
Asombrarme cada día de lo más cotidianamente maravilloso. Asombrarme cada día de la naturaleza que nos rodea, asombrarme del sabor del agua, asombrarme de las grandes personas que llenan mi vida, asombrarme de la capacidad que tiene un niño de enseñar a un adulto.
Asombrarme , y asombrarle…..

SAMSUNG CSC

Anuncios

comenzando la vida

A veces el tiempo se para para poner el contador a cero. A veces todo comienza y ya nunca nada vuelve a ser igual.
Miras los mismos lagos, los mismos árboles, vuelves a levantarte en el mismo lugar, pero nada es como era.
Sabía que eso podía pasar, pero no de que manera. Sabía que todo podía llegar a ser tan distinto que ni tu ser la misma. Sentir el mismo amor, pero sentir que es triplemente hermoso. Escuchar el canto de los pájaros y oír melodías diferentes.
Puedes prepararte la misma tostada que preparas hace años y comerla como nunca la habías comido. El tacto de la taza del café en tus labios, de repente es distinto. No has dormido, pero quieres seguir despierta.
No sabes cómo funciona el tiempo, pero ahora sientes que pasa muy rápido y que no puedes congelar esos nuevos instantes que te hacen tan feliz.
De repente eres otra persona, un mar de vida, un mar de emociones. Emociones nuevas, de colores nuevos.
Hace un tiempo que no escribo, hace un tiempo que todo es distinto. Hace un tiempo que soy tan feliz que puedo llorar sin contención. Hace un tiempo que dos que éramos uno, ahora somos tres que somos uno. Y rio. Y vivo. Y me reinvento. Y me descubro.
Y miro los mismo lagos, los mismos árboles. Y respiro el mismo aire. Pero nada es igual.

vuestros pasos bajo los árboles.

Sé que cuando se empieza un blog, se suele tener un tema, una línea, incluso, una idea de a quién va a ir dirigido. Pero el mío no es así. Un día empecé a escribirlo, sin concreción, y así ha ido siguiendo. Algunos días de repente tengo el impulso de escribir y lo hago, sin más. Empiezo y ni siquiera sé de qué voy y escribir.

Pero no niego que muchas veces me planteo darle un giro y escribir sobre algo en particular y a partir de ahí seguir escribiendo. El vivir en Suiza me pareció una buena base de salida, y luego he ido viendo que cada momento es distinto al otro y que, aunque ciertos temas me llaman la atención, sigo sin saberquerer decidir.

Todo va cambiando muy deprisa, y probablemente yo también este cambiando. Por lo que no es de extrañar que redirija el día menos pensado mi escritura. Pero mientras necesitaba plasmar este momento que vivo tan feliz y tan pleno.  Un momento único y desconocido que acompaño con un aprendizaje y un descubriendo de mi misma y de la vida, y en ese camino descubro que todo tiene un propósito y mi propósito empieza a brotar.

Estos días atrás han sido unos días muy especiales. He tenido la visita de dos grandes personas en mi vida. Mi padre y una de mis sobrinas. No he tenido la energía suficiente para dedicarles cada segundo como hubiese deseado, pues mi estado consume energía hacia otra dirección… pero me he sentido muy feliz. No tengo palabras para agradecerles su visita y esos días que han compartido conmigo. Cuanta felicidad me hicieron sentir. Ahora los mismos caminos que siempre anduve entre arboles gigantes y mágicos, se convierten un lugar especial lleno de pasos familiares que me hacen pisar fuerte y con una sonrisa en la cara.

Bajo los árboles ahora está mi tesoro.

img_9375

un mundo nuevo

No es fácil escribir cuando todo dentro de ti está cambiando. Cuando aparecen emociones y sensaciones que nunca antes conociste. No es fácil escribir cuando todo cobra otro valor y cuando una misma se siente una nueva persona.

Me dejo llevar, quiero escribir, pero no lo hago, pues las palabras no conocen el rumbo a seguir, como tampoco lo conocen mis días, ni mis pensamientos.

Brotan un montón de ideas, ideas que giran unas tras otras buscando colocarse en lugar apropiado. Un lugar donde algo comience y avance dando una nueva perspectiva. Lo harán, poco a poco se recolocarán, entonces ya no me será difícil escribir y la concreción habrá llegado. De momento me mantengo en mis escritos como el tiempo en Suiza, inesperado y variante. Con todas las tonalidades en un mismo día. Sin un tema más allá de mí.

No es fácil escribir cuando un mundo lleno y nuevo crece frente a mí. Un mundo lleno de arco iris y sendas por explorar. Tengo calzadas mis botas de exploradora, mi casco con linterna y mis bastones para seguir el paso.  No transito sola. Y eso me hace feliz.

SAMSUNG CSC

desde mi nube

Los blogs suelen tener un guion, un tema, un hilo. Cuando empecé a escribir fui muy abstracta, y sabía que tenía que concretar, pero fui escribiendo y no lo hice, ¿o sí?, no, no lo hice.
Creo que concretar llega solo, sin más. Así que así lo dejo. Escribo lo que siento y lo hago desde una nube. Sí, me he subido a una nube. No una nube de esas blanditas, blancas, esponjosas, donde una se imagina tumbada, evadida del mundo, relajada, fantasiosa. No, no es de esas nubes, desde las que no te enteras de nada porque no quieres o no te interesa.
Esas nubes las conozco, y las visito de vez en cuando. Pero ahora estoy en otra. Un buen día se situó junto a mí una nube y me invito a subir. Y subí. Esta nube no es blanca, va cambiando de colores, y no estoy tumbada, estoy a veces sentada, a veces recorriéndola a pie. Es una nube desde la que divisas la vida, el momento actual, el presente, todo tal y como está
Eso sí, cuando estas en una nube como esta, se te incorpora una sonrisa y un sentimiento único, todo lo que ves te gusta, miras y miras y sientes que puedes crear, conseguir lo que te propongas. La nube no está estática, me lleva por donde yo quiera ir y me proyecta una fuerza y una paz increíble.
Hay muchos tipos de nubes. A mucha gente no les gusta ver el cielo nublado. Quizás sea porque no se han subido en una. O quizás solo conozcan las blancas. Yo me siento muy feliz de haberme subido a esta nube de colores y estoy disfrutando mucho de mi estancia. Camino descalza y siento vida bajo mis pies. Vida , mucha vida.
(Dibujo realizado por Sara Gaztelumendi Cirujano)

IMG_0202

Mar de búsqueda

Soñar no es lo mismo que buscar, podemos pasar la vida soñando o podemos pasar la vida buscando.
A mí me gusta buscar lo que sueño. Buscar es caminar y avanzar hacia algo que deseas, algo que has soñado. Buscar es atravesar bosques sin saber dónde está el sendero. A veces crees que te has perdido y que no encontrarás  lo que buscas, es como si pasarás días en la oscuridad, pero enseguida retomas el camino por que decidiste hacer algo más que soñar.
Mucha gente sueña, tienes lindos sueños y con ellos viven. Pero yo siento que eso es como tener un castillo en la cima de la montaña y nunca intentar escalar para llegar a él. Yo prefiero buscar ese camino que me llevará a entrar en el castillo.
Siempre que buscas encuentras, pero a veces la vida nos va diciendo si lo que buscamos es bueno para nosotros o por lo contrario debemos buscar otra cosa, pero siempre hay algo detrás de la búsqueda. Buscamos, atravesamos esos bosques frondosos, subimos y bajamos montañas, buceamos lagos, surfeamos olas, avanzamos, retrocedemos, lloramos, buceamos lagos diferentes, trepamos árboles, nos caemos, lloramos, y un día, el día menos pensado, tienes ante ti lo más buscado, lo más soñado. Y entonces te das cuenta de que estás al otro lado de la búsqueda, y es entonces cuando con el alma llena de felicidad sientes la vida y todo cobra sentido.
Soy una buscadora, me gusta buscar, me gusta encontrar.
Y encontré.

IMG_5794

La mágia de la Vida

Hace mucho que no escribo, no por falta de inspiración, mas bien exceso de emociones.
Las emociones son para la vida como el agua para los prados.
Ha llovido mucho desde mayo, mucha agua, muchas emociones, y tras la lluvia nacen los primeros brotes. Y crecen y crecen, y crece la vida. La vida, un nuevo brote, una nueva ilusión, un sueño.
A veces también llueve magia y te recuerda que todo es posible, que solo tienes que creerlo.
A veces la magia lo inunda todo. A mí me ha inundado. La vida crece…

IMG_0719